Te conocí en el cajero

Escribo sobre vos, chica del cajero, inesperada charla bajo el sol picante de la 1 de la tarde y no sé tu nombre ni dónde vives, si te gusta esa banda o es sólo la remera que una prima (o quizás un novio) te prestó hoy de casualidad. Continúa leyendo Te conocí en el cajero

Teoría de la miel 3: Mi Debilidad

Por Dirty Divine (Didi) 3. MI DEBILIDAD Supongo que saben lo que es el dolor de no tener a alguien. Creerán que nosotros los prostitutos estamos blindados para el amor, que hacemos el amor pero que no caemos en el sentimentalismo amoroso, que no sentimos vacío el pecho ni padecemos angustias de ese calibre. Pues no, no estamos blindados. ¿Vieron American Gigoló? Es cierto que uno incorpora cierto “profesionalismo” para encarar los vínculos episódicos de amor. En general, pasamos por las manos y demás de cuanto cliente se presenta sin desfallecer por la necesidad de querer y ser queridos. Bien. Pasa … Continúa leyendo Teoría de la miel 3: Mi Debilidad

Desde Viena

por Jorge Castillo Hoy te escribo desde Viena y cuando escribo esto pongo la voz de Cortázar, la voz afrancesada con las que habla desde el blanco y negro. Me pregunto si lo mío es un exilio, si es una decisión personal o qué. De la ciudad conozco poco, ni siquiera habló alemán, pero de a poco el mozo del bar y las estatuas me informan que es la tierra de Mozart, Beethoven, Schubert y los Strauss. “Aquí vivió Sigmund Freud” me dice el conserje del hotel, como si yo hubiera leído alguna vez a Freud. Desde la habitación del hotel veo … Continúa leyendo Desde Viena

No estoy sobria 

por Fátima Rivadineira Abrí la botella y la vacíe en segundos. Me fumé todos los cigarros que habían en casa antes de terminar la botella. “Complicado ser mina” , pensé. De cualquier modo elegí este avatar y soy quien soy hace 345.600 horas. “Mierda”, pensé. Y volvió mi cabeza tu voz de pan, tu sombra en el pasillo, tus manos … ¡Tus manos! Inmediatamente miré las mías. Ellas te acariciaron, te dibujaron, te masturbaron y hoy se ajan por los años, por la puta vida, por la distancia, por lo malo, por lo bravo, por lo estúpido, por el daño. … Continúa leyendo No estoy sobria 

Niña de casa 2 (Pugspotting)

por Verónica Pinciotti ¡Ay, Laura, Laurita, Laurix Bombiux, chiquita, tiernita, niñita de casa! Ella no tenía la culpa de que yo fuera un majadero y un desgraciado, ¿no? Un coquero medio gay y medio pasado que lo único que deseaba era sentirse un poquito no tan coquero ni tan gay ni tan pasado. Ah, y ni tan calvo. Pero qué le voy a hacer… cuando me da la cruda moral, me da bien fuerte. La enamoré y todo, ja. También es un poco culpa suya, ¿no?, ¿quién le manda ser tan pendeja?     Bueno, compré mi droga con Alejandro, … Continúa leyendo Niña de casa 2 (Pugspotting)

Galeanas, Naroskas y Benedetas

por Giuliano Freites No leí Rayuela -y de Borges solo uno, ése donde se quiere coger a una sueca. Lo tengo, ahí está en el modular, ella me lo regaló para un cumple, yo no lo leí y eso nos distanció. No me enorgullezco ni me defenestro, perdón Clara pero lo que no es, no es. Aparte si lo leo me acuerdo de vos y no me gusta porque Rayuela sos vos y ya fue –no creo que estés leyendo esto pero no importa. Hay que saber por dónde ir también. Por ejemplo, en general Galeano me da por las bolas pero … Continúa leyendo Galeanas, Naroskas y Benedetas

Las manos de las cajeras

por Manuel Vilas Sólo dios sabe por qué se me regaló el don de aprenderme de memoria las manos de todas las cajeras que me han atendido cobrado alguna vez en mi vida. Es un don inexplicable, frenético cautiverio de los ojos. Cajeras del Carrefour, del Sabeco, de Alcampo, cajeras de todas las tiendas que he visitado, llevo vuestras manos en el disco muy duro de mi memoria. Manos grandes, pequeñas, manos tristes, alianzas, adornos, uñas de todas las formas y de todos los colores, venas bajo la piel, manos atadas a una máquina registradora, manos cansadas, uñas rotas. Falange … Continúa leyendo Las manos de las cajeras

La gorda es medio zen

por Ganímedes Leotacio Vargas Manglare Para alargar una novela el escritor británico Howe -¿ O era Home? ¿Existe el apellido Home (Casa) o es un seudónimo? Para mí que es esto ¿cómo te vas a apellidar “Casa”? Bueno, no sé. Cuestión que él dice que hay que escribir diálogos, por ejemplo, que los diálogos suman páginas porque va una línea abajo de otra y así haces una página en un santiamén. Pasa con la poesía cuando tenés que imprimir: es un clavo chino porque, mientras que a una novela le podés achicar el marginado, el tamaño de letra o el … Continúa leyendo La gorda es medio zen

La periodista de Cultura Colectiva

por Martin Petrozza Una tarde conocí a una muchacha hipster. Estaba de pie frente a una galería de arte en la calle de Chiapas. La galería era Cultura Colectiva. Yo salía de la plaza comercial luego de haberme emborrachado en bar de Sanborns, como cada tarde. Lo primero que vi fue su espalda hipster, con su ropa hipster y su peinado hipster. Luego volteó y pude ver toda su cara hipster. Y sería una chica muy bonita… de no ser porque era muy hipster y eso le quitaba autenticidad, fuego interno, alma, o como se llame. Me miró y le sonreí. … Continúa leyendo La periodista de Cultura Colectiva

Lo siento

por Fátima Rivadineira -“Es un atrevida”, pensé mientras miraba la pantalla de mi celular. “¿Cómo puede ser posible que me escriba a esta hora para decirme semejante barbaridad?” Eran las 4.23 a.m. y el texto en la pantalla decía “¿qué decís si te invito a dormir conmigo?” Apagué el teléfono, me di la vuelta y abracé a mi mujer, pero ya no pude dormir ni fui capaz de responder el mensaje. ¿Qué decir? Ahí fue el dónde, el cuándo y el por qué se desató en mí la catarata de preguntas sin respuestas, de inconvenientes en el tránsito, de peleas … Continúa leyendo Lo siento

Arcángeles y súcubos

 (o ángeles y demonios) por India Roja Ese día, salió como cualquier otro día de trabajo. Pero no se dio cuenta de que su atuendo podría delatarlo. Se volvió sobre sus pasos y decidió elegir algo que lo hiciese parecer todo lo contrario a lo que era. Ese día también, salió como siempre: camuflaje de personalidad profunda, no se le veía ni una pizca de lo que era realmente. Se encontraron, se miraron, se olfatearon, se tocaron y se reconocieron al instante, se supieron de bandos diferentes: uno llevaba el atuendo del otro y viceversa. Aún así, no hubo bajas … Continúa leyendo Arcángeles y súcubos

El último trago

por Jorge Castillo En la mesa estamos la botella y yo. Ella en la hielera, yo en mis pensamientos. Sin darme cuenta inclino la copa y mi mirada se pierde en la transparencia granate. Entonces veo como recupera su quietud, a la espera de que reinicie el juego. Mi memoria asocia el sabor y pienso en las veces que tomé de las cajitas. Las vueltas de la vida, ahora estoy bebiendo un trago de una botella que vale 10 veces más que un tetra-brik. Es un sorbo rápido que no da tiempo a pensar en nada, sólo un sabor medio … Continúa leyendo El último trago

COLESTEROL ALTO

Post 99 para llegar a 100. Jorge Castillo Qué es lo que hace que uno no tenga ganas de nada, nada de nada. Hace tiempo que lo pienso, pero aún no logro entenderlo. A veces pienso que tendré el colesterol alto, o que será la edad la que me pasa factura. Llego, dejo el bolso a un lado, me siento. A esa hora en la cocina la tele está encendida siempre en un concurso de baile o en un programa de chimentos. Ella, en algún punto de la casa. Cuando me ve, nos saludamos. “¿Tan temprano, qué pasó?” “¿Qué tal … Continúa leyendo COLESTEROL ALTO

RELAJARSE

Post 98 para llegar a 100. Menina Bueno, y ahora qué? Días después de cortar con tu pareja de años, te miras en el espejo y entiendes por qué el tipito había empezado a mirar a la rubia de enfrente. Hasta vos tienes ganas de que ése espejo sea una ventana, para que del otro lado esté la rubia de enfrente y no ése escracho en lo que te has convertido. -“Hasta no hace mucho tiempo era más linda”, te animas a pensar. Miras tus fotos de hace 10 o 12 años y no encuentras muchas diferencias: una arruguita aquí… … Continúa leyendo RELAJARSE

CHEQUE A LA MUERTE (3° y final)

Post 96 para llegar a 100. J. Anselmo – Listo gordo, te pasaste, pero un poco al carajo te fuiste, tomá… -le di su parte del león. – No, bueno, es que me enganché, pero igual no le di tan fuerte, más fue el impulso lo que lo tiró con silla y todo. – Espero que ya se termine esta historia. – Sí, ya fue. El Galgo ya contó el episodio y se calmó la cosa. – Bueno vieja ¿bien vos? – See, lo pibes creciendo bárbaros y, bueno, mucho mejor las cosas con la Tere, entramos en acuerdos concretos, como … Continúa leyendo CHEQUE A LA MUERTE (3° y final)

TIPS 10 – REPUTACIÓN 0

Post 95 para llegar a 100. Menina 10 tips para tener 5 números de  teléfonos de chongos al final de la semana (No digo lindos, ni con plata y ni siquiera interesantes…) Recortar todas las poleras y remeras de cuello redondo de modo que tengan un escote más profundo o más ancho. Poner “soltera de fiesta” en el estado del face. Sentarse en un bar y aguijonear con la mirada a cada tipo que esté alrededor, acompañado o no. En el mismo bar y con la misma mirada aguijonera, pedir un licuado y jugar con el sorbete entre los labios. Usar … Continúa leyendo TIPS 10 – REPUTACIÓN 0

LA VIRTUD DE LAS ESTATUAS

Post 94 para llegar a 100. Jorge Castillo Las estatuas tienen esa virtud. Viven en el silencio, a pesar de que la gente diga que son un estorbo para la vista, que algunas atentan contra la moral y las buenas costumbres y que fueron un gasto inútil para el municipio. Yo creo que tienen vida y si no me creen esperen que les cuente lo que me sucedió con las estatuas de Las Chismosas. Allí en esa pequeña plaza, de calle Buenos Aires y Avellaneda,  yo me encontraba casi a diario con quien creía era la razón de mi vida. Era … Continúa leyendo LA VIRTUD DE LAS ESTATUAS

PERDIENDO CON LOS SMITHS

J. Anselmo Llegué antes de Nochebuena. Desde Heathrow llamé a Lidia pero me dio el contestador. Hacía sol. It was sunny. Había ido a dar mi examen final y al mismo tiempo me presentaría en el Golden Ape con mis canciones de botarate quemero. Todo estaba listo, pero esa misma noche cambiarían mis planes. En el departamento de Lidia me abrió una chica semidormida de pelo batido pelirrojo. Hola, Gwen, encantado. Lidia me había dejado una llave con ella. Me indicó la cocina por si quería algo, levantó el gato arábigo y se volvió a la pieza. Miré por la ventana, … Continúa leyendo PERDIENDO CON LOS SMITHS

ICH LIEBE DICH

Fátima Rivadineira Es curioso ver cómo una persona puede ser tantas a la vez y seguir siendo una sola. Tú por ejemplo: eres un genio, marchanta, obrero, maestro, canillita, padre, ex amigo … Es el día de hoy que no comprendo cómo tu cerebro entra en tu cráneo: lleno de fechas, de datos, de libros, de arte … de experiencias. A veces te imagino con machetes en las mangas, con papeles escondidos en los bolsillos. Supongo que ésa podría ser la forma en que supieras tanto de todo. También he llegado a calcular que alguien te habla en el oído. … Continúa leyendo ICH LIEBE DICH

WASAP

Menina S- Y qué vas a hacer cuando te abra la puerta? G- primero seré muy tímido y te saludaré con un beso en la mejilla. S- qué tierno… G- soy tímido S- leyendo ésta conversación, nadie lo creería… jaja G- igual, cuando entre, ya estaré pensando en tu cama.. S- y yo sabré que lo estás pensando!! G- y nos reiremos por eso… S- y después…? G- conversaremos algo… te preguntaré cómo fue tu día… te parece? S- sólo si quieres demorar. Jajaja… somos grandes, ya sabemos cómo viene la mano… lo que no quita que haya cariño G- … Continúa leyendo WASAP

MI GOCE NACIONAL

Nom de guerre: Elisabetta (…) Me encantaba coger sobre la bandera nacional, hacíamos de todo en ella, imagínate… Todo lo que no acababa en la cama con sábanas comunes lo acababa acostada sobre la bandera. Conseguí un acolchado bandera en e-bay, no fue fácil pero existía, seguramente de algún loco que coleccionaba rifles y bombas en una habitación plagada de afiches del ejército, de la segunda guerra o de Vietnam. Pero ahora que lo pienso él también cogía con la bandera aunque la abriera y la pusiera a un lado. En cambio yo me prendía fuego encima de la bandera, echada en … Continúa leyendo MI GOCE NACIONAL

ME ENCANTÓ

Marta Kapustin Paciente nuevo, primera entrevista. Isaías, 42 años, soltero. -Vine a consultarle porque soy feliz –subraya en cuanto ingresa  a mi consultorio. Isaías es visitador médico, tarea en que considera se desperdician sus talentos. Terminado el día, harto, se instala en un café con wi-fi del barrio, ese barrio inerme e incoloro en que nació y donde las cuestiones y las voces le pertenecen; despacha mails, hace amigos por Facebook, y se indigna consigo mismo por reincidir en el capuccino con tanta azúcar. ¿Qué tiene de malo el azúcar? El azúcar no tiene nada de malo: lo malo es cargar … Continúa leyendo ME ENCANTÓ

LO QUE HE PERDIDO (feat…)

Gabriel “Kiki” Tadeo  Esto, la verdad, nunca lo había contado. ¿Lo que has perdido lo has tenido? ¿Te has perdido de algo que casi podrías haber tenido (rozado con la punta de los dedos)? A veces, quizá casi siempre, uno no sabe cuánto ni cómo ha perdido lo que tuvo o lo que pudo haber tenido. ¿Nostalgia o chaudadi? ¿La vida puede ser contada como pérdida o extravío? Ey, no lo había contado hasta hoy. A por los ejemplos. He perdido 54 novias, 543 amantes, 22 perros, 125 locros, 48 tamales, 197 asados, 12, cumpleaños, 62 relojes, 8916 lapiceras BIC, 54267 encendedores baratos (esos transparentes), 225 … Continúa leyendo LO QUE HE PERDIDO (feat…)

SEXILIA

Latín González Ella se llama Cecilia pero debería llamarse Sexilia, es una boa constrictor que te estruja y te mata, luego te deglute por la concha. Es una mujer que si la ves no le das ni cinco, cara de buenita, de santita, de monaguilla, habla bajo, nunca se saca ni le agarran ataques de nervios, no sabe lo que es un rivotril, ella misma es un rivotril que te baja, te comprende, te calma, te rodea, te abraza y te mata. Solo podrías darte cuenta de su intimidad satánica sexual si captas un destello que tiene en la mirada cuando te … Continúa leyendo SEXILIA

UN DÍA EN EL TIBURÓN

Jorge Castillo A esa hora la Absalón Rojas es una de gente que no para de ir y venir. Desde el mercado salen las mujeres cargadas de zapallos y lechuga, mientras el olor a milanesa escapa por sus cabezas. Alguien grita “Tres medias por 20 pesos, tres medias por 20 pesos”, y levanta en alto unos zoquetes; las ancianas ofrecen todo tipo de condimentos, una niña sentada a la par de su madre mira como todos pasan sin que siquiera uno se detenga a comprar un peine. Son las 11 de un sábado a pleno sol y se siente en … Continúa leyendo UN DÍA EN EL TIBURÓN

EL PICAPORTE DE TU CORAZÓN

Jorge Castillo Por más que insisto no me das ni la hora. Paso y te veo en tu escritorio, toda coqueta como una Louise Lane santiagueña. Hasta puedo sentir tu perfume. Pero no hay caso, nunca pude conseguir decirte algo, algo más que un saludo. El otro día me acerque con la idea de charlar, pero no me registraste, era invisible para vos. Lo peor fue cuando te vi la otra noche salir de la oficina, sonreías y hablabas con Claudia como esperando algo y de pronto llegó el chabón en su auto. Te vi subir, darle el beso y … Continúa leyendo EL PICAPORTE DE TU CORAZÓN

CHEQUE A LA MUERTE

J. Anselmo Tal vez me pasaba al otro lado, al lado del crimen. Mi vida estaba en un parate importante. Se me acababa la plata del último caso. Mi ex-mujer ya no me llamaba ni para putearme y mis hijas se olvidaron de que existo. El dinero pierde a todos en este mundo. Tal vez buscaría un poco de acción del otro lado, parece que a nadie le importa la verdad de la cosas, solo resolver sus problemas. En eso estaba pensando cuando entró ella, Shoshana. Con paso lento, felino obviamente, avanzó hasta mirarme desde sus alturas, era inmensa. Se … Continúa leyendo CHEQUE A LA MUERTE

MERCA

Gracias por el inédito, Nat. MERCA Nat Bali Se limpió los dedos en el jean y tomó el culito de coca que quedaba. Merca. Se puso a mirar la tele. Merca. Hice como si nada me afectara y miré la tele también. Merca. Todo estaba quieto, mi vida partida en dos, lo hecho hecho está. Merca. Por todas partes venían diciendo que llovería en cualquier momento. Merca. Los taxistas, el chico del kiosco, en la televisión, todos auguraban que una tormenta de aquéllas se descargaría fuerza sobre la ciudad. Merca. Salí a fumar al balcón, revisé el teléfono por si … Continúa leyendo MERCA

SUFICIENTE PARA MÍ

Jorge Castillo Alguien me dijo que debería ir por ese lado. No recuerdo quien fue. Comencé por tomar un par de cervezas. No sé si es por los años o qué pero ya dos vasos de cerveza son un par de cervezas y pesan. Luego pedí directamente una botella. Sonaba Black Level y mi cabeza daba vueltas. Todos hablaban y las chicas sonreían. Contagiaban. Es raro en verano como se ponen las chicas y ya no tan chicas. Es como que se guardan todo el año para estos días. Yo intuía que la rubia quería algo más. Estaba en la … Continúa leyendo SUFICIENTE PARA MÍ

EL VENDEDOR DE BIBLIAS (III)

Viene de aquí < click -Cualquiera, el ventajero, el acaparador, el trucho que no sabe hacer ni una tapia, el supermercado que te afana, la universidad que no te da nada, el bar que te da un lomito con carne podrida, el abogado cagador, el docente chanta, el profesor que enseña para el orto o no enseña nada a propósito, el supuesto empresario, el gerente o el empleado que transa con cualquiera y le importa una poronga. Sí ya sé los políticos bla bla bla, un eslabón de la cadena, la parte visible que todos tenemos para pegarle como punching … Continúa leyendo EL VENDEDOR DE BIBLIAS (III)

ROSALÍA

Jorge Castillo La única manera de iniciar este relato es presentando a la persona que tuvo que ver con este hecho extraordinario, y comentando algunos detalles lentamente, porque de otro modo ustedes, avispados lectores, podrían no entender de qué estoy escribiendo o en otro caso interpretar que esto es una narración fantástica. Nada más lejos de la realidad. Se trata de un caso real, sucedido aquí en esta provincia, hace unos pocos años atrás. El nombre de la protagonista es Rosalía, muchacha joven, de apenas 23 años, belleza típica santiagueña: morocha, de cabellos marrones y curvas bien pronunciadas. Vivía con … Continúa leyendo ROSALÍA

VÓ CERRÁ LOS OJOS Y NADA MÁ (III)

Silvina Abán Y Miriam se fue nomás con el dueño de la trompeta. Ivetta comenzó a deambular por las angostas calles de Humahuaca buscando algún conocido. Y nada. Entonces, apareció el hambre, entró zigzagueante a un local que tenía una pizarra que decía: Empanadas – Humitas – Tamales – Picante de pollo y lengua. Estaba temerosa, nunca había ido a comer sola a algún lugar, pero no importaba, cuando el hambre aparecía no había vergüenza que valga. ¡¡Y resultó ser una peña!! Las chicas -desconocidas- las saludaban de onda, quizás reconocían su situación por el sólo hecho de ser mujeres. Hasta que una, con un … Continúa leyendo VÓ CERRÁ LOS OJOS Y NADA MÁ (III)

DIFÍCILES DE COMPRENDER

Fátima Rivadineira -No se puede comprender a los hombres porque son demasiado simples- me dijo la catamarqueña. La Cata es viuda, tiene más de 60 y hace 30 que vive en Baires. -Yo a mi marido lo amé mucho, pero no quiero tener que entender a otro – responde cuando se le pregunta porqué está sola si todavía puede dar batalla. Ella sostiene que de TAN SENCILLOS, los hombres se nos hacen difíciles de comprender por el hecho de que nosotras nunca vemos las cosas desde un sólo ángulo. Y para ellos todo es como una línea recta. -El hombre … Continúa leyendo DIFÍCILES DE COMPRENDER

JUST ANOTHER FUCKING DEPECHE MODE SONG

J. Anselmo Claudia estaba al borde de la muerte. Le habían dado “muerte en cualquier momento” (así decía la papeleta del galeno, un hijo de puta con un extraño sentido del humor) Solo estábamos ella y yo. Había evitado todo lo que pude el venir a verla, me embolaba mucho que se haya puesto tan de malas y me lo negaba. -Claudia ¿quieres agüita? -No dame un faso, quiero un faso la puta madre… -Te llevaría al patio. -Sacame de aquí. -Vamos al balconcito. -Había conseguido una excelente habitación en El Palmar Memorial Hospital de la reconcha de la vaca. … Continúa leyendo JUST ANOTHER FUCKING DEPECHE MODE SONG

OK

Fátima Rivadineira Te paso la lista de tus abandonos, de tus relatos inconclusos y sólo me decís: OK. Te llamo, te hablo, te cuento, te invento, te releo. Tu respuesta: OK. Me pides, te callas, me invitas, me calmas. Luego es sólo: OK. Se dice que el Ejército estadounidense acuñó este abreviatura para indicar que no tenía bajas en una contienda [La O en inglés se lee “ou” y la K “key”. La O representaría al cero (porque de hecho en inglés se puede decir ou o zero al número en cuestión; y la K sería la primera letra de … Continúa leyendo OK

FERNET, CALOR Y 100 PESOS

Jorge Castillo La noche se hace lenta. Los 40 grados de la tarde se mantienen. Miro el ventilador de techo que gira lentamente, como esos caballos que estiran su lengua por las calles a punto de morir. Pienso que es como el de esas viejas películas de Hollywood en blanco y negro. Pero yo no soy un actor de cine, hace rato que me convencí de eso. Salgo. El vapor golpea mi rostro como si fuera una patada directa al cráneo. En la radio dijeron 42, pero creo que son como 50 grados. En el bar están los mismos de … Continúa leyendo FERNET, CALOR Y 100 PESOS